Crónica del FIV de Vilalba 2018: un festival con tradición y encanto

Celebrar 11 años no es moco de pavo. Y el FIV de Vilalba va camino de su décimo segunda edición. Para muchos gallegos, en sus inicios, era el festival que abría la temporada festivalera, el reecuentro con amigos y conocidos que veías año tras año en Vilalba. Es parte del encanto de los festivales pequeños.

Por todo eso, y más, le tenemos un cariño especial. Pero tampoco queremos haceros llorar, ni darle un tono demasiado emotivo a esta crónica. Vamos con lo que dio de sí esta última edición…

El viernes del FIV de Vilalba 2018

La noche comenzaba con Postergel y Shinova… pero no conseguimos llegar a tiempo. Otra vez será. A Shinova, dentro de lo malo, ya los vimos dos veces (una en el Sonorama hace 2 años y otra en A Coruña).

Carlos Sadness

Comenzar con Carlos “Tristeza” es lo más happy que nos podía pasar. Artista de repercusión internacional (más de la que se percibe en España) que sabe transmitir buen rollo, como pocos, en temas de verdadera marca personal. Nos trasladó a Honolulu. Gracias por ser así.

Xoel López

Otro artista de carisma y repercusión más allá de nuestras fronteras, con una evolución musical como pocos. Con los años sus conciertos se están convirtiendo en algo para degustar con calma, sin el frenesí con el que a veces vivimos algunos festivales. En cualquier caso, el público se entregó a uno de los estandartes del indie patrio. Grande.

David Kano Dj

Aquí una crítica (constructiva) al festival, que no al Dj. Crítica, además, extensible al sábado. Nos quedamos con ganas de fiesta. Contar con dos Djs, o un grupo más, es algo a estudiar para la próxima edición.

El sábado del FIV de Vilalba 2018

El sábado del FIV de Vilalba siempre es el mejor día. Más allá del cartel. Comer por el pueblo, que si un chupito de licor café, pasar la tarde de “tranquis” por Vilalba… calentando a ritmo pausado para la noche. Los festivales en los pueblos molan.

Veamos cuáles fueron las primeras actuaciones del día.

La banda de música de Vilalba

Prometemos que, ya sea en el 2019 o en el 2020, que alguna vez los veremos. Pues, como cada año, nos resultó imposible verlos al mediodía en el auditorio.

Nunatak

Nunatak es un grupo al que le tenemos un cariño especial. Los llegamos a ver en un concierto en el que solo estábamos 6 personas (contando al hermano – y su novia – de uno de ellos, conocidos…). Hermano que, meses más tarde, vimos en primera fila en su concierto del Sonorama 2017 jaja.

Pero centrémonos en su actuación en el FIV 2018. Gran directo y conexión con el público. Si bien es cierto que les costó un poco al principio (hay que tener en cuenta que tocaban en un auditorio, al mediodía y gran parte del público es gente del pueblo que no va a todo el festival). Pero tras los tres primeros temas, fue sobre ruedas llegando a momentos mágicos como cuando tocaron entre el público.

Al finalizar, lo que os decíamos, comer en el pueblo, unos chupitos, algo de descanso… ese relax festivalero, sin ser relax del todo, que se agradece para coger fuerzas para la noche.

Escuchando Elefantes

Escuchando Elefantes es uno de esos grupos que llevan años demostrando que el formato dúo da para mucho. Para mucho derroche de energía, voz y ritmo. Sus directos son cada día más contundentes (no a lo Niña Coyote Eta Chica Tornado, pero brutales dentro de su estilo). Ese paso hacia el rock que han dado en Hope (su último disco) les ha sentado genial.

No es fácil tocar los primeros, pero lograron que la gente entrase en calor y saltara con sus canciones.

El Columpio Asesino

Sin duda, para nosotras, de lo mejor del festival. Esa distorsión, esa mezcla de voces, esa dosis de psicodelia rock, ese aroma especial, esa actitud de elegante chulería sin necesidad de estridencias… nos cautivaron siendo ya clásicos y “suplentes” (se sumaron al festival tras la cancelación por problemas de salud del cantante de la Habitación Roja).

Zahara

¿Quién será? ¿Quién será el concierto sorpresa Mahou Cinco Estrellas? Muchas eran las cábalas durante la tarde. Finalmente, Zahara.

No tenemos fotos, ni vídeos… la muchedumbre se abalanzó sobre el pequeño escenario en el tocó y no pudimos acercarnos para sacar nada decente. Y tampoco nada reseñable a destacar. Zahara en formato acústico, concierto corto… nada especial.

Novedades Carminha

De los platos fuertes del FIV de Vilalba 2018. Estos compostelanos saben montar una buena fiesta y en casa siempre juegan con ventaja. Tocaron temas de su último disco y algunos clásicos.  Ya se sabe, “Que Diós reparta fuerte” 😉

Directo repleto de actitud garaje, aunque sus nuevas canciones giren un poco al pop. La gente saltó, pequeños pogos y todos nos lo pasamos genial. Juventud infinita, así es.

 

Lori Meyers

La banda que todos esperaban, los gaditanos más molones tras Los Planetas, Lory Meyers. El culmen perfecto para finalizar bailando y con una sonrisa el FIV de Vilalba 2018. Y no defraudaron, ni a los puretas ni a los más mainstream.

OscarMina Dj

Lo dicho, contar con dos Djs, o un grupo más, estaría genial. OscarMina, bien, pero es que se quedó corta la noche.

En cualquier caso, ¡el FIV nunca falla! ¡Larga vida al FIV de Vilalba!

Nos vemos en el FIV de Vilalba 2019

Fotografía de portada: www.facebook.com/fivdevilalba – Javier Rosa

La Galleta Molona

¿Qué le gusta a las Galletas Molonas? #Conciertos, #Festivales, #Entrevistas... Información musical. Próximamente... ¿Te unes a la fiesta? :D

Un comentario sobre “Crónica del FIV de Vilalba 2018: un festival con tradición y encanto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *